Respaldo empresario a la decisión del Gobierno de auditar las cuentas de las universidades públicas

Santiago Mignone es el nuevo presidente del Instituto para el Desarrollo Empresarial (IDEA), una institución que agrupa a más de 500 empresas, desde las principales filiales de multinacionales hasta pymes locales.

Desde hace más de tres décadas, el rol de IDEA pasó a ser una caja de resonancia del pensamiento de una parte importante del empresariado local. Su Coloquio anual convoca no sólo a empresarios y ejecutivos, sino a buena parte del poder político.

Mignone, oriundo de Luján, de 58 años y Contador Público (UBA), se desempeña como senior partner de la multinacional de auditoría PwC LAN. Presidió el último Coloquio de IDEA en Mar del Plata y ahora sucede como titular de la entidad empresaria a Paula Altavilla. Junto a Mignone, el directorio de IDEA ahora se integra con Verónica Andreani como vicepresidente 1°, Marcelo Tarakdjian como vicepresidente 2°, Javier Goñi como secretario y Gabriela Renaudo como tesorera.

A su vez Renaudo, group country manager de Visa Argentina y Cono Sur, fue elegida como presidenta del 60° Coloquio de IDEA, que nuevamente tendrá lugar en Mar del Plata, entre el 16 y el 18 de octubre.

«Yo ya era director de IDEA y fui tesorero, además de la organización del Coloquio del año pasado. Pero entre la organización del Coloquio y la conducción de la asociación, sin dudas hay diferencias. IDEA es una asociación con más de 550 socios, la mitad son pymes, con servicios y actividades. Son redes de actividad, de intercambio informativo, de experiencias y demás, con actividad durante todo el año», dijo Mignone a Clarín, en una entrevista en la sede de la entidad, sobre la calle Viamonte.

Habían pasado poco más de 24 horas desde la multitudinaria marcha universitaria y Mignone planteó que desde la entidad empresaria respaldan la idea del gobierno de Javier Milei de que las cuentas de las universidad públicas sean auditadas. Y con una propuesta específica: que las universidades públicas se registren en la Comisión Nacional de Valores y sometan sus cuentas a auditorías, a la par de los fondos fiduciarios y otros entes autárquicos.

-IDEA apoyó el DNU 70 y pidió a los legisladores la aprobación de la Ley Bases. ¿Cómo perciben hoy desde IDEA este momento de caída la actividad económica?

-Ningún análisis puede hacerse sin partir de la situación macroeconómica, del desbalanceo de precios relativos, del cepo sobre la política cambiaria, que es el punto de partida para poder elaborar cualquier cualquier política posterior. La necesidad de estabilizar la macroeconomía la tenía cualquiera de los de los candidatos que pudiese ganar. De hecho, era parte del discurso de los de todos los candidatos con posibilidades. La estabilización de la «macro» siempre tiene una etapa de duro tránsito, que es el ordenamiento de las variables. Nosotros apoyamos los fundamentos, la dirección hacia la cual busca avanzar el gobierno: fundamentalmente el equilibrio fiscal, que es algo que venimos batallando en todos nuestros últimos coloquios; también, la reducción del gasto público y la eficientización del Estado. Creemos que todavía hay que avanzar con reducción o eliminación de impuestos distorsivos y otras cosas. Pero la dirección sin duda es correcta.

-Pero además IDEA pide que esa dirección sea confirmada a través de leyes del Congreso.

-Porque eso te da certidumbre. Cuanto mayor consenso e institucionalidad haya vía leyes, es mejor. A nosotros los DNU no nos gustan, nos gustan las leyes. Por lo cual lo que entendemos es que el tratamiento del DNU por parte de la política y la aprobación de una ley que dé marco económico hacia adelante es necesario para dar certidumbre a los próximos años. La búsqueda de certidumbre no es un capricho, es simplemente una condición necesaria para poder recuperar la inversión. Nadie va a invertir si no tiene un horizonte de mediano plazo y un trazado de certidumbre respecto de su inversión.

-¿Llegar a esa etapa de inversión sería el equivalente a la pata de la «ve corta» que indicaría una recuperación?

-La inversión debería ir para arriba para poder acompañar o para poder profundizar esa ve corta, sin dudas. Lo que pasa es que la inversión generalmente no tiene una respuesta inmediata. La primera parte de esa pata debería ser un rebote de la economía producto de la baja de la inflación, si finalmente se concreta. Tal como viene dando, creemos que ese es otro de los buenos resultados provocados por el equilibrio fiscal. En la medida que se consolide la baja de inflación y se puedan ir liberando las restricciones cambiarias, sin duda la economía va a tener una recuperación o un rebote. Ahora, para que ese rebote pueda continuar con una pendiente alcista en el tiempo, se necesita inversión y para poder tener inversión es donde se necesita certidumbre de mediano plazo. Y sobre todo con un gobierno que ya ha dicho que la inversión tiene que venir del sector privado, con lo cual también estamos de acuerdo. Porque la inversión más eficiente y más productiva es la del sector privado.

-¿Qué evaluación hicieron de la marcha universitaria del martes?

-La evaluación de eventos más bien políticos no está en nuestro ADN. Ahí hay muchas opiniones personales que pueden variar. Lo que sí te puedo decir es que la eficiencia del gasto es algo que nosotros siempre hemos defendido. La rendición de cuentas es parte de la eficiencia del gasto y debe serlo. De hecho, en el Coloquio el año pasado, una de las propuestas que presentamos fue la de transparencia, control y publicación y auditoría de todos los entes autárquicos, fondos fiduciarios y fondos del Gobierno que están fuera del Presupuesto nacional y que no tienen control. Es algo que hemos propuesto en los dos últimos coloquios, su registro en la Comisión Nacional de Valores. Lo que propusimos fue su registro en la CNV y su presentación de números y auditoría, como cualquier empresa que cotiza en Bolsa.

-¿Por qué?

-Porque todos los accionistas de esos fondos fiduciarios, de esos entes autárquicos, somos todos los argentinos. Y la Universidad es un ente autárquico, entonces debería estar dentro de esa lógica.

-¿Cómo les cayó que un gobierno libertario, que propone eliminar impuestos, inicie su gestión subiendo impuestos como ocurrió con el impuesto PAIS?

-El impuesto PAIS es un impuesto distorsivo que no debiera existir, que existe porque tenemos un tema cambiario que se dio en algún momento. Ahora, (el impuesto) es un espanto. Los impuestos distorsivos hay que eliminarlos y para eliminar el impuesto PAIS, necesariamente, hay que ir a un tipo de cambio probablemente unificado, ya que no tiene sentido un impuesto PAIS con un tipo de cambio unificado. Y la recaudación en la recaudación del impuesto PAIS de hoy, que es significativa, debiera ser reemplazada en el corto plazo. Lo que nosotros desde IDEA planteamos es que la participación del gasto público en el PBI tiene que bajar, volver a sus niveles históricos y salir de este nivel actual que es financiable. Era de veintitantos puntos del PBI y ahora está en alrededor de 40 puntos. Con lo cual, necesariamente tiene que bajar.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

WhatsApp Plus: esta es la última versión del APK para bajar

CONTENT LABRelatos de experiencias sobre la crianzaUn proyecto junto...

Javier Milei, en vivo: las últimas medidas del Gobierno

📌 Gabinete Nacional:09:00: Se realiza la reunión del...

Murió Lorenzo Somaschini, el pequeño motociclista que se accidentó durante un entrenamiento en Brasil

Luego de tres días de internación, Lorenzo Somaschini, el...