Concientizar sobre el feminicidio

¿Por qué traer “Segunda Vuelta” a la Argentina? Si bien es un estudio sobre las relaciones tóxicas, Segunda vuelta es una obra que quiere concienciar sobre una de las mayores plagas sociales de nuestros tiempos y un devastador problema universal: el femicidio. Si bien las cifras generales de homicidios a nivel mundial han comenzado a disminuir después de un pico en 2021, la cantidad de homicidios de mujeres no está disminuyendo. La mayoría de estos asesinatos de mujeres y niñas están relacionados con el género, y más de la mitad de todos los homicidios de mujeres son cometidos por parejas íntimas u otros miembros de la familia. Creo que Argentina no es diferente en eso. Aún con un nivel de conversación más activa sobre estos temas en distintos ámbitos –ciertamente más que hace diez años, cuando escribí la obra– todavía vivimos en un mundo patriarcal cuyas reglas y estructuras sistémicas son las responsables. Su nuevo presidente (que se hace eco de la retórica y el populismo de Trump) no es una buena noticia para creer en un cambio inmediato, pero hace que Segunda vuelta sea más urgente que nunca.

En la actualidad, el teatro en Estados Unidos está atravesando por una crisis. Está cambiando, radical y rápidamente. Broadway está luchando por hacer que el público regrese a los teatros, e incluso la escena independiente está luchando más que nunca. Estamos entrando en una nueva era y ahora mismo se nos pide a todos (artistas, ejecutivos, público) que elijamos una categoría, que pertenezcamos a un grupo u otro: los que aceptan la transformación y la acompañan, y los que la rechazan y siguen luchando para mantener intacto el antiguo formato. Soy una persona muy anticuada, sigo creyendo en valores como la compasión sobre la conquista, la lentitud sobre la velocidad, valores que no están muy de moda en las redes sociales y la televisión, o en nuestras calles. Además, nunca he sido un experto en tecnología, así que estoy luchando un poco, pero estoy encontrando el camino. Actualmente estamos pasando por tiempos difíciles y oscuros, a veces parece que la humanidad se está destruyendo a sí misma, pero incluso cuando todo desaparezca, los que quedemos de nosotros empezaremos a contarnos historias, y ahí lo tendrás ¡el teatro estará vivo de nuevo!

Nunca he estado en Buenos Aires ni en Argentina, pero sé que hay una tradición muy fuerte de teatro independiente. Algo que no tenemos con tanta fuerza en Italia, por ejemplo. Cuando Bautista Duarte me pidió permiso para producir Segunda vuelta acepté inmediatamente, entusiasmado por la oportunidad de ser una pequeña parte de esa tradición. Bautista, Alexia (Moyano) y Dana (Basso) son creadores de teatro tan motivados que estoy asombrado por su talento y compromiso y me siento muy honrado de colaborar con ellos.

Esto no les gusta a los autoritarios

El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.

Esta es la primera vez desde 2019, antes de la pandemia, que vuelvo a trabajar oficialmente para el escenario. Me dediqué al teatro toda mi vida, comencé como actor cuando tenía 15 años en Italia, luego empecé a escribir y dirigir mis propias obras, que fueron traducidas a muchos idiomas. El trabajo en sí me trajo a Nueva York alrededor de 2016, escribí una obra corta que me pidieron que convirtiera en un guión para un cortometraje. Siempre me ha gustado el cine, pero el teatro me parecía más accesible por muchas razones. Especialmente en aquel entonces, en la provincia de Florencia, donde crecí y comencé en la tradición teatral. Se le da mucha importancia a la palabra y eso es lo que siempre me ha gustado de la dramaturgia. Como italoparlante de nacimiento, escribir obras de teatro en inglés me resultaba difícil y me sentía muy frustrado. Entonces, cuando el cine llegó a mi vida, comunicarme con imágenes –en lugar de solo con palabras– me voló la cabeza. 

Después de muchos años en Nueva York, ahora vivo en Los Ángeles y acabo de estrenar mi primer largometraje, High Tide, en el Festival de Cine SXSW. Es un drama romántico protagonizado por la estrella brasileña Marco Pigossi, quien interpreta a un inmigrante brasileño haciéndose camino en una tierra extraña, llena de gente despreocupada de vacaciones,  y el romance inesperado que nace con un enfermero afroamericano. Es una película independiente de principio a fin –pensá en la soledad y el aislamiento mientras todos los que te rodean bailan música house y toman shots– con un elenco que incluye al prometedor James Bland, así como a la estrella de Tangerine, Mya Taylor, y la legendaria Marisa Tomei y Bill Irwin.

*Dramaturgo  de Segunda vuelta.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

El cálido abrazo entre Javier Milei y Volodimir Zelenski en la cumbre de Paz en Suiza

Javier Milei está en Suiza para participar de...

Denuncian que la leche que estaba por vencerse y el Gobierno envió a comedores se está vendiendo por las redes

La Fundación elegida por Capital Humano para entregar los...

Coimas en La Rioja: la provincia no tiene plata para abrir un celular del caso Mazzuchelli

La jueza fue filmada pidiéndole $8 millones a una...

Javier Milei participa en la cumbre por la paz sobre Ucrania y refuerza su alineamiento con Kiev

A la reunión no asistirán Rusia, China ni Brasil....