El miedo y la adrenalina se mantienen iguales

Desde el año pasado la frase “al Colón” retumba de manera diferente para la actriz, directora y docente teatral Analía Couceyro. Integró en ese emblemático escenario el elenco de la ópera Einstein on the Beach de Philip Glass y Bob Wilson. Ahora se la puede ver en ¿Qué de magnífico tiene ser yo? Teoría sobre la cama, propuesta performática junto a Zoe Di Rienzo y Sofía Gala Castiglione. Hasta el 24 de este mes estará en la sala Cunill Cabanellas del teatro San Martín de miércoles a domingos. La dramaturgia es de Liliana Viola, el concepto, dirección y puesta en escena son de Julieta Ascar, con Ismael Pinkler, músico en escena.

—Estuviste en el Colón y llegaste desde el ámbito más independiente como el Sportivo Teatral de Ricardo Bartís. ¿Qué huella te dejó?

—Fue una fiesta. Ya había estado en el Colón en 2017 en la ópera Andrea Chénier, pero todo el proceso de Einstein on the Beach resultó muy poderoso, la experiencia de habitar esa obra, con esa música y el vínculo con el espacio. Cuando estaba estos días entre bambalinas por entrar en el Colón pensaba mucho, porque me sentía igual de nerviosa, que cuando estaba por pasar en el Sportivo, para que mis compañeros me vieran actuar. Al mismo tiempo estoy haciendo lo mismo que hago desde los catorce años, pero el miedo y la adrenalina se mantienen iguales. 

Esto no les gusta a los autoritarios

El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.

—¿Cómo definirías esta nueva propuesta: “¿Qué de magnífico tiene ser yo? Teoría sobre la cama”?

—Son muchos vértices, Lily (Viola) no es alguien que escriba teatro habitualmente, viene del periodismo y la literatura, mientras que Juli (Ascar) llega de la escenografía y la dirección de arte y Zoe (Di Rienzo) del campo de las artes visuales. Lo que más me interesa es ver estos materiales permeables a las diferentes disciplinas. Me parece que todo lo que sea mezclar siempre es atractivo, por lo cual la actuación también es una parte más de esta combinación con diferentes texturas. Algo que aparece en la obra, tiene que ver con los rótulos, con cerrar y creo que tanto eso como la idea del género siempre son interesantes.

—Actuás con Sofía Gala Castiglione, con quien compartiste películas…

—Sí, filmamos La sabiduría, de Eduardo Pinto (2019) y en 2022 Cadáver exquisito, de Lucía Vassallo. Creo que hay algo de lo que se arma con ella que es muy sorprendente, más allá de la formación y de los caminos distintos. También tiene que ver con la disponibilidad para este juego y en este momento.

—¿Qué significa el feminismo en esta Argentina de 2024? 

—El feminismo es algo que está denostado en este momento por cierto discurso del poder o del gobierno, que llegó por una gran cantidad de personas que pueden acompañar ese pensamiento. Pero creo que hay algo del feminismo que es imprescindible. La marcha del 8 de marzo, fue muy impactante y un sentimiento de pertenencia. Esto es esperanzador en el sentido de que no es una resistencia minúscula de un gesto. Hay algo donde el feminismo hizo un gran trabajo y en los últimos años ganó muchos espacios. La historia nos demuestra que no se puede dormir en lo que una conquistó, hay que defenderlo todo el tiempo. No solamente el feminismo está muy denostado…últimamente la práctica artística también. Hoy hay que salir a explicar que la creación artística es un trabajo

—¿Elegís siempre el teatro?

—Es un espacio de resistencia hoy más que nunca. El público siempre es parte de la obra, pero creo que aquí se genera otro tipo de vínculo, incluso con lo audiovisual. Me parece que es una propuesta que abre mentes y territorios.

Cine y escritura

En 1996 Analía Couceyro ganó el premio Trinidad Guevara como revelación por el espectáculo El corte, de Ricardo Bartís. Desde esa fecha se sucedieron no solo espectáculos teatrales como Constanza muere, Medea o La terquedad, sino que se sumaron sus direcciones. En 2003 Albertina Carri la convocó para su película Los rubios. Afirma: “Mi relación con el cine es muy intensa y me gustaría actuar más, aunque este es un momento difícil también para la cinematografía”. Anticipa: “Hice una miniserie para Star+, pero aún no sé cuándo se estrena. Son seis capítulos y se titula Camaleón, con Pablo Echarri y China Suárez, como protagonistas”. Una vez que baje ¿Qué de magnífico tiene ser yo? Teoría sobre la cama se la podrá ver en Las Moiras, de Tamara Tenenbaum, con dirección de Mariana Chaud, los sábados en el Galpón de Guevara.

Tal vez menos conocida sea Couceyro escritora, ya publicó Dientes de lata y La edad justa junto a Valeria Sestua y en estos momentos está terminando su primera novela.

“Hoy hay un discurso de que el arte es algo banal, pero no solo es un espacio de formación, sino que es una necesidad que atraviesa a todas las clases. Las entradas al teatro público –como el San Martín– siguen saliendo muchísimo más baratas que las del ámbito comercial y hay mucha gente que está ávida por ver teatro y cine. Es clasista el discurso de que el arte no es importante o que le está sacando de comer a los comedores populares. Mentira y también es pensar que la gente de los comedores populares solo necesita comer, el arte cambia la vida, porque nos puede salvar de alguna manera”.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Concejo: reflexiones sobre uso de pantallas y la gestión de emociones en las infancias

El Foro titulado “Infancias 4.0: Gestión emocional, pantallas...

El cuerpo encontrado en Sauce Viejo es de un hombre

Los restos estaban dentro de una bolsa. Se...

Encontraron restos óseos humanos en Circunvalación Oeste

Vecinos dieron aviso al 911. La policía halló...

Milei seguirá viajando con toda su comitiva, esta vez a París

Además de pasear y comprar artículos de valor,...