En Boedo y San Telmo: los dos puntos con mayor cantidad de siniestros viales a lo largo de las autopistas porteñas

Apenas algunos metros después de subir desde el Bajo porteño se encuentra el primer punto de impacto. Kilómetro 9, en San Telmo, con 11 siniestros viales registrados durante 2023. La traza continúa adentrándose en la ciudad hasta el kilómetro 4,5, en Boedo, el sector más comprometido de la traza, donde el año pasado ocurrieron 13 accidentes. Así la autopista 25 de Mayo avanza hasta perderse entre los barrios y cambiar de denominación rumbo al conurbano bonaerense. Lleva el estigma de ser la autopista porteña donde hubo más accidentes durante el año pasado.

Con más de 30 siniestros viales por kilómetro, la 25 de Mayo concentró un total de 315 incidentes de tránsito en un año que registró 967 en todas las autopistas. La comparación con 2019, el último año con circulación y tránsito sin alteraciones por efectos de la pandemia, arroja un incremento del 10%; respecto de los lesionados en estos accidentes, la tendencia fue a la baja, con una disminución del 8%.

Uno de cada tres siniestros en autopistas ocurrieron en la 25 de Mayo. La segunda traza con mayor cantidad fue la Dellepiane, con 133, y la tercera fue la Perito Moreno, con 131. Cuatro años antes ocurrió algo similar, con 225 siniestros detectados en la 25 de Mayo sobre un total de 877; detrás aparecieron la Dellepiane (138) y la Perito Moreno (133).

La información surge de un análisis realizado por el equipo de LN Data sobre la base de registros oficiales aportados por Autopistas Urbanas SA (AUSA). En los mismos también se observa el comportamiento de los siniestros en relación a la cantidad de kilómetros de las autopistas. En este punto, dos trazas reunieron 32 eventos por kilómetro cada una, el mayor número: la 25 de Mayo y la Dellepiane, con 10 y 4,2 kilómetros de extensión, respectivamente. Luego aparece la Frondizi, con 23 siniestros por kilómetro (3,5 kilómetros de extensión).

Un choque múltiple registrado en la autopista 25 de Mayo, con siete heridosLN+

Cinco incidentes en sentido centro y ocho en sentido provincia ocurrieron el año pasado sobre la autopista 25 de Mayo en el kilómetro 4,5, ubicado entre las calles Treinta y Tres Orientales y Bocayuva, en Boedo. “En el sentido centro, en la zona mencionada se ubica una dársena de emergencia, sobre la derecha, para la detención de vehículos y a continuación el egreso hacia la avenida Boedo. Es utilizado de forma indebida por motociclistas, en su mayoría, para circular y generar sobrepasos indebidos, acciones o maniobras imprudentes”, explican desde AUSA como las posibles razones de los siniestros.

“A partir de la detección de estos episodios llevamos adelante varias acciones para mejorar la seguridad vial. El año pasado se realizaron tareas de repavimentación y demarcación horizontal, que incluyeron mejoras en el señalamiento de la dársena de emergencia y la colocación un amortiguador de impacto en el morro de egreso a la avenida Boedo”, sostienen desde AUSA. También allí se activó un puesto de fiscalización de velocidad máxima con el objetivo hacer cumplir el límite establecido.

De los ocho incidentes reportados hacia provincia cinco fueron motociclistas que terminaron con diversas heridas. “En el ingreso desde la calle Colombres se registran colisiones por alcance (impacto trasero) o caídas de motociclistas en la vía. En esta área se encuentra una dársena de emergencia donde se producen sobrepasos indebidos o circulación por banquina de los motovehículos, una maniobra imprudente”, describen en AUSA.

¿Qué ocurre en el kilómetro 9, otro de los puntos conflictivos? Según la explicación oficial, en sentido hacia el centro, donde en 2023 hubo siete incidentes, los dos ingresos del distribuidor 9 de Julio (desde la autopista Frondizi y desde la calle Lima) y la proximidad del ingreso al Paseo del Bajo a la izquierda producen una congestión vehicular que altera la circulación y puede provocar incidentes por alcance. “Este punto presenta una velocidad máxima de 60 km/h, fiscalizada 500 metros antes. Además, se puso en valor la calzada, se mejoró el señalamiento horizontal con pintura y el vertical con cartelería. También se ubicaron amortiguadores de impacto en el egreso hacia Huergo y en el enlace al Paseo del Bajo”, detallan en AUSA. En el sentido a provincia ocurre una situación similar.

De acuerdo con la información oficial, en 2023 hubo 967 accidentes en todas las autopistas de la ciudad, un aumento del 10% respecto de los 877 que ocurrieron en 2019, como se dijo anteriormente, el último año sin alteraciones en la circulación por los efectos de la pandemia. En relación con los lesionados, en 2023 hubo 438, un 8% menos que en 2019 (con 477 lesionados).

La comparación interanual también indica una tendencia en alza desde 2020 para los incidentes viales. Ese año hubo 465 siniestros, luego 729 en 2021 y 861 en 2022. El año pasado, respecto del anterior, terminó con un 12% más.

En 2023 hubo siete fallecidos a causa de siniestros viales en la red de autopistas porteñas. Desde 2019 hasta el año pasado se contabilizaron 35 fallecidos en los incidentes. Las motos aparecen involucradas en 31 casos de esos 35, también 16 vehículos livianos, 16 camiones y dos colectivos. Es decir, en 9 de cada 10 siniestros viales con fallecidos hubo al menos una moto involucrada.

En cuanto a los lesionados, 2019 terminó con la mayor cantidad de heridos (los 477) en 362 accidentes; 2023 le sigue con 438 en 346 incidentes.

En los accesos

¿Qué ocurrió en las autopistas de acceso a la ciudad? La cantidad de fallecidos en siniestros viales ocurridos en los accesos Norte y Oeste se redujo en 2023 respecto del año anterior, pero los malos hábitos al conducir siguen presentes. El año pasado se redujeron un 11% las víctimas mortales en siniestros viales en el Acceso Norte, a pesar de haber aumentado un 8% los accidentes, en los que también se incrementó un 8% la cantidad de heridos. Mientras que en el Acceso Oeste se verificó una baja de 3% en los incidentes de tránsito, con una disminución de 21% en heridos, pero un nivel similar de personas fallecidas que en 2022.

Estos datos surgieron del último relevamiento del Observatorio Vial de Autopistas del Sol y Autopistas del Oeste (Ausol), que también permitió verificar el comportamiento de los conductores. El uso del cinturón de seguridad aumentó en relación con 2022, pero aún es alto el porcentaje de conductores que no lo utilizan. En el 23% de los automovilistas se comprobó que no lo tenían colocado tanto en Autopistas del Sol (incluye la General Paz) como en Autopistas del Oeste, frente al 53% y 63%, respectivamente, de 2022. En los asientos traseros el porcentaje de pasajeros que no lo usan es alto: el 68% en la Panamericana y la General Paz (contra el 82% en 2022) y el 72% en el Acceso Oeste (contra el 87% en 2022).

El dato alentador es que el uso del teléfono celular al manejar se redujo del 25% en 2022 al 5% en 2023 en el Acceso Norte y la General Paz, mientras que en el Acceso Oeste bajó del 27% al 8% en 2023.

Conocé The Trust Project

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Danza con traición, venganza y amor

Los martes y miércoles a las 20 en...

Hoy somos más conscientes de nuestros derechos

Luego del éxito en Barcelona y Madrid se...

The Wall: cómo recorrer como nunca al mito que marcó al rock

“Para mí dentro de la línea que trazamos...

Un diálogo lúdico entre la ciencia y el arte

La pandemia fue un momento transformador y bisagra...